Posted by LadyU | Blog

Seguro que te ha pasado que comenzabas una tarea un día y a los diez minutos ya estabas distraída con alguna aplicación, correo electrónico u otra cosa y te enfadas contigo misma porque no has conseguido acabar aquello que te habías propuesto. Pues tengo una buena noticia y una mala.

La mala noticia es que no eres la única a la que le pasa eso en el mundo mundial, y la buena es que la atención es un músculo, y como todos los demás músculos, hay que fortalecerlo, por eso hoy vengo a contarte los 3 pasos que tienes que seguir cuando veas que estás perdiendo el foco de la actividad que estas desarrollando.

Es decir, cuando notes que tu mente se dispersa, deberás seguir estos puntos:


1.Detecta que está dispersándose. No es lo que tenías planeado pero es así y debes aceptarlo.


2.Llevala de vuelta al objeto del enfoque. Eres consciente de que puedes volver al sitio en el que estabas y de ti depende esa elección.


3.Una vez enfocada de nuevo, mantenla enfocada tanto tiempo como puedas. La secuencia volverá a repetirse a si que en cualquier momento tu mente volverá a alejarse de tu enfoque original.

Espero que te haya servido de ayuda para comprender que la naturaleza de nuestra mente es divagar y a situarse lejos del foco o el objetivo que queremos conseguir.

Te invito a que lo pongas en práctica en tu día a día y me cuentes si has notado algún resultado diferente en el proceso de conseguir tus metas.

Follow my blog with Bloglovin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *