Good Morning Lady!

Me levanto, como cada mañana a golpe de “Dogs days are over“ de Florence and the Machine, lavado de cara, crèpe de avena y café bien cargado y poder afrontar la avalancha de to-do’s  pendientes para el día.. Hasta que el móvil me avisa que es la hora de la sesión de ejercicios para tonificar diariamente el cuerpo con posterior ducha y make up express correspondientes y a ponerse en marcha con el oot anteriormente preparado junto con el tupper de la comida para el medio día, ¡of course!

Y cuando dan las 5.30, hora punta de salida y vuelta a casa para poner un poco de orden, organizar el día siguiente y un poco de running hasta la hora de volver a arreglarse, que esta vez toca la inauguración de un nuevo local de tapas y música en directo y ya sabes lo que supone: comer cosas “que no debería”  y algún Ribera del Duero, entre coca-cola cero y Agua Mineral.

Una vez en casa, hogar dulce hogar y con los pies que ni los siento toca recapitular el día, ejercicios de agradecimiento, meditación o algún postcad relajante que me deje frita y ya solo soñar y esperar a ver a que me tiene preparado mi querida ciudad que tanto me encanta.

Y dime, ¿Cómo es un día en tu ciudad? ¿La cambiarías por otra?

Mil gracias por tu tiempo leyendome, Cheers!

 

Follow my blog with Bloglovin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *